Hombre de América, el canto
que por ser tuyo, cantamos
es parecido a la niebla
y también al desamparo.

Hombre de América, el canto
que por ser tuyo, cantamos,
es parecido a la niebla
y también al desamparo.

Porque las lluvias amargas
llenan los aires de llanto;
muerte nos tapa la cara
vida se ha vuelto el sarcasmo.

Quiero tu tierra tranquila.
Quiero tu cielo aquietado.
Quiero tus campos fecundos
y tus desiertos colmados.

Hombre del mundo, este canto
que por ser nuestro, cantamos,
busca una senda y encuentra
sólo la sombra de un rastro.

Rastro de tierra manchada
polvo, ceniza o pedazo
de algo que fuera un deseo
ya convertido en cansancio.

Video erróneo?