Cuando bajes a la tierra
a llevarte el alma mía,
entre tu plumaje blanco
tachonado de fulgor.
Cantaré para ti sola
con la dulce melodía,
la canción mas tierna y pura
que jamás canté al amor.

Yo he soñado con tus besos,
mil ensueños arrullando,
yo soñé con la esperanza
de poderte acariciar.
Pero tan humildemente,
como aquel que esta implorando,
la mirada de la virgen
con temor de profanar.

Cerrando los ojos yo veo tu visión,
tan bella y divina como una ilusión,
yo siento que pasas muy cerca de mí
y extiendo los brazos, diciéndote así:
Llévame contigo a un mundo mejor,
qué hago yo tan solo con este dolor,
me miras, me besas y echando a volar,
despierto de un sueño, que triste es soñar.

A tu paso los rosales
van volcando su fragancia,
en el arpa del poeta
se estremece un madrigal.
Y los bruscos ruiseñores
con olímpica arrogancia
cantan, cantan tus canciones
en un coro pasional.

Y los pechos desolados
que sufrieron lo que encierra
el espasmo de la vida,
de esta vida que es dolor.
Al mirarte tan clemente
inclinada hacia la tierra,
te bendicen de rodillas
como el ángel redentor.

Video erróneo?