Un marinero:

¡Corsario de sucios mares,
almirante de la brea
con salitre en las arrugas,
musgo de mar en las greñas!

Voz de Pinzón:

¡Ahórcalos, Colón, ahórcalos!

Otro marinero:

¡Viejo embaucador de reyes,
soñador de falsas tierras,
ganas nos dan de tirarte
como pasto de ballenas!

Voz de Pinzón:

¡Ahórcalos, Colón, ahórcalos!

Cristóbal Colón:

¡No me importan injurias ni canciones
y al mástil llevaré al agitador
que propala en la nao el vil temor
anclado en los cobardes corazones!