Tu voz rompió mi silencio
cuando llegabas del mar.
Tu cuerpo limpio de engaños
me traía la verdad.

La noche que tenía mi alma
se convirtió en claridad
y en tu cuerpo, compañera,
mi vida eché a caminar.

El trigo de los veranos
va cayendo lentamente.
Las hojas caen y caen
a su encuentro con la muerte.

Y yo empiezo a descubrir
en tus ojos la vertiente,
agua pura y misteriosa,
cuerpo de rosa naciente.

Pobre de los caminantes
que se pierden en la noche,
sin la mano compañera
que los guíe por el monte.

Se hace tarde, compañera,
y debemos continuar.
Será larga la jornada,
¡compañera, a caminar!

Video erróneo?